Tú vives en un campo, y yo en una metrópolis