Tú fuiste la única que pudo romper con esta horrible rutina que me destruía y con el simple hecho de conocerte pude afirmar que el verdadero amor existía. Lo único en que pienso ahora es en poder acercarme más, y así, susurrarte al oído que solo pienso en ti.