Si alguien quiere ser sabio , que empiece por obedecer a Dios. Quienes lo hacen así, demuestran inteligencia. ¡Dios merece ser siempre alabado! Salmos 111:10 TLAD