No hay peor ciego que aquel que ya vio la verdad y decide volver a cerrar los ojos como se dice "cada quien se engaña con la mentira que más le gusta"