La abuela tiene razón: este mundo está podrido.