He aprendido que el amor y el odio son cuernos de la misma cabra. ósea que del amor al odio o viceversa hay una línea muy delgada…J.J.G