Ánimo mi princesa Yanuba, se que estás triste pero Dios está contigo.